Compartir:

              

El Pregonero, Santo Domingo.- El director de Control de Bebidas Alcohólicas (COBA) en la Región Este, Roberto Antonio Silverio Castillo, acusó a coroneles y generales de la Policia Nacional y los cuerpos castrenses de apadrinar establecimientos comerciales que violan el toque de queda y el estado de emergencia, en franca violación a disposiciones del Presidente Luis Abinder.

Pidió que esos altos oficiales sean separados de sus respectivos organismos.

Silverio Castillo, reveló que oficiales de la Policía Nacional y miembros del Ejército, la Fuerza Aérea y demás cuerpos castrenses mantienen un “desorden” frente a las medidas emanadas del Poder Ejecutivo, en complicidad con los dueños de establecimientos comerciales de expendio de bebidas alcohólicas en horas del toque de queda.

Refirió que mientras el COBA, sigue las directrices ordenadas por el ministro de Interior y Policía, Jesús -Chu- Vásquez, algunos coroneles de la propia Policía Nacional y de otros cuerpos castrenses, dan órdenes a los agentes cuando estos acuden a fin de que lo dejen hacer lo que “ellos quieran”, en violación al mandato del presidente Luís Abinader.

El funcionario hizo su revelación en una reunión de autoridades realizada en Higuey, en presencia de la gobernadora de la provincia La Altagracia y otros funcionarios, donde fue aplaudido por la responsabilidad y la enérgica intervención que hizo, sobre el incumplimiento de la ley en Bávaro, Higüey y otras poblaciones de la región Este, a su cargo.

“No es posible que exista un problema así en el Este, con un Ejército Nacional, una Policía Nacional, que estemos gastando el dinero dando vueltas en vehículos, en nada y no se cumpla lo dispuesto por el Presidente de la República”, expresó Silverio.

Puso como ejemplo el caso de un general “que se tenía como un Dios en Bávaro”, quien no permitía que se cerrara un negocio allí.

“Los coroneles llaman a los jefes para apadrinar colmados y para que los dejen abiertos. Esta mala práctica debe ser dejada de lado, de tomarle el pelo al general y a los coronales que estemos aquí. Hay negocios que son apadrinados por generales del Ejército y la Policía” indicó al poner el ejemplo de un propuetario de negocio en Bávaro que los policías lo protegían.

Consideró que a las autoridades, tanto del COBA, como de la Policía y todos los organismos militares, deben jugar su papel, en momentos en que se expande el Covid-19.

Silverio Castillo citó otro ejemplo de un establecimiento en La Romana, donde dijo un coronel de la Fuerza Aérea lo “apadrina” y cuando la Policía acude, somete a la obediencia a los agentes, dándole órdenes y evitando que se cumpla la ley.

Igual ocurre con negocios que mantienen bocinas a altos decibeles y desórdenes.

“Queremos que esto pare, si queremos poner el orden y cumplir con el distanciamiento social, empecemos por la casa. Tenemos que lograr que los miembros de nuestra institución respeten las reglas, las reglas claras y que se sometan a las directrices emanadas del ministro de Interior Jesús Vásquez y del presidente de la República, Luís Abinader o deberían ser destituidos”, manifestó el funcionario.

La situación ocurre en medio de un cerco epidemiológico que llevan a cabo las autoridades en la provincia La Altagracia, donde se produjo un rebrote en la cárcel Anamuya y en la localidad de  La Ceiba, la pasada semana, mientras se conoce de un aumento en los casos positivos de Covid-19 en El Seibo y hay mayor ívigilancia en La Romana y San Pedro.

Compartir:

              

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *