La Ley 248-12 contempla prisión hasta de un año por abusos a los animales.

Como si se tratara de la época colonizadora donde a los esclavos los mantenían encadenados para evitar su fuga, así viven decenas de caballos en el sector Belinda en Santo Domingo Este, a quienes sus dueños encadenan sus dos patas delanteras con candado durante toda la noche.La alegada razón por lo que los propietarios de estos animales los mantienen encadenados es para que desaprensivos no se los roben. Sin embargo, no se sabe que es más injusto que el robo de los mismos o la cruel acción de mantenerlos con poca movilización por alrededor de 12 horas luego de durar 8 o 10 con una carreta encima de su cuerpo.

En un video que llegó a la redacción de elCaribe se puede apreciar como uno de los animales hace un gran esfuerzo por extender sus pasos y poder seguir alimentándose de pasto.

Varios moradores denunciaron que esta acción es común en el empobrecido sector, donde muchos de ellos subsisten de los negocios ambulantes en carretas cargadas de diversos artículos.

“Después de durar el día cargando carretas llena de basuras, escombros y sabrá Dios cuántas cosas más, vienen y lo encadenan hasta el otro día, la verdad que eso es injusto”, expresó un señor no identificado.

“Eso es común por aquí, los dueños les ponen cadenas con candado para que no se lo roben y ha habido casos que hasta con candado se lo roban”, agregó otro residente del sector que colinda con el reconocido parque Cachón de la Rubia.

Esta práctica está penada por la Ley 248-12 de Protección Animal y Tenencia Responsable, que prohíbe el uso de animales para el arrastre de carretas u otros vehículos empleados en la venta de productos comestibles.

Dicha Ley establece sanciones de 25 a 50 salarios mínimos y prisión de seis meses a un año por abusos y maltratos hacia los animales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *